En este itinerario proponemos realizar un recorrido por el centro de Santander a través de tus sentidos. Un viaje que comenzando en la Plaza del Ayuntamiento le llevará por sus calles y arrabales llenando su retina con la belleza propia de la ciudad. Donde el aroma de los frutos que da esta tierra se combina con los que da su mar inundando tu paseo por el Mercado de la Esperanza. Donde su paladar podrá saborear los mejores pinchos y tapas o disfrutar de la cocina más elaborada e innovadora. Y cuando llegue la noche, la música comenzará a sonar por unas terrazas y plazas que se llenarán de gente y le harán sentir el calor de ese Santander hospitalario y amable que convertirá su visita en una experiencia inolvidable.

Santander, todo un universo de sensaciones al alcance de tu mano

Después de admirar la espectacular belleza del Santander tendido junto al mar, proponemos un itinerario por la ciudad más dinámica y comercial. Esta zona constituye el centro geográfico de la ciudad y es también el epicentro empresarial y de ocio, porque es aquí donde se realiza la mayor parte de la vida de los santanderinos fuera de sus barrios. A este sector de la ciudad se acude a trabajar, a comprar, a tomar vinos y a hacer gestiones de todo tipo.

Mapa extraído de la Guía Oficial de Turismo de Santander

Plaza Consistorial y plaza
______________________

Plaza del Ayuntamiento, s/n

☎ Teléfono 942 200 600

La plaza del Ayuntamiento es el corazón de Santander y la puerta de la Casa Consistorial el lugar en el que todo santanderino que se precie ha quedado alguna vez. El edificio fue construido en 1907, en el mismo lugar sobre el que antes se levantaba el antiguo convento de San Francisco. A mediados de los años 60 se hizo una ampliación completándose hasta lo que es hoy en día. Es de estilo ecléctico y se realizó en dos partes que fueron unidas por una espadaña. Consta de tres pisos y tiene una decoración abundante. En el vestíbulo, por ejemplo, puede admirarse un óleo de Fernando Calderón basado en la imagen más antigua de la ciudad “El grabado de Braun” de 1575.

Calles Comerciales 
______________________

En torno a la Plaza del Ayuntamiento se articulan una serie de calles repletas de tiendas, clara herencia de los orígenes de la ciudad, cuando a esta parte se le llamaba la Puebla nueva y estaba unida a la Puebla vieja (zona de la catedral) por un puente. Aquí se instalaron los artesanos, zapateros, sastres y mercaderes. Recientemente, algunas de estas calles han sido peatonalizadas, así que un buen plan es pasearlas recorriéndolas en zig zag desde la plaza del Ayuntamiento hasta la plaza Porticada, sin dejarse ninguna. Así, un entretenido paseo puede comenzar en la calle San Francisco en dirección a la Porticada, para volver sobre nuestros pasos por la calle Juan de Herrera y desde ahí volver a las andadas por la calle Rualasal, donde, como su nombre indica, se encontraban antaño los depósitos de sal de la ciudad.

Iglesia del Sagrado Corazón 
______________________

C/ San José, 15

Justo al final de la calle Rualasal, en la intersección con la calle San José podemos admirar la Iglesia del Sagrado Corazón. Un edificio proyectado en 1890 y uno de los mejores ejemplos de arquitectura neogótica de la ciudad, con todos sus elementos característicos, como las agujas y los pináculos. El interior de esta iglesia la diferencia de los demás templos de Santander por sus coloridas pinturas, obra de Enrique Immemmcamp. También son espectaculares su nave de 20 metros de altura y los doce pilares que la sustentan, en los que se representa a los doce apóstoles. Adosadas a ambas partes del templo se encuentran las residencias de los jesuitas.

El Arrabal y la calle del Medio 
______________________

Las calles Arrabal y del Medio son dos de las más antiguas de Santander, aunque apenas quede prueba de ello en sus edificios. Antaño olían a brea y pescado, ya que pertenecían al desaparecido barrio del Mar en el que vivían pescadores y rederas, que depositaban la pesca en la misma calle. Lo que fue el extramuros de la ciudad, con sus almacenes para los aparejos de pesca y sus ruidosas tabernas, se ha convertido en parte del centro. Hoy conserva algo de sabor del Santander de mediados del siglo XX, al ser un oasis que quedó exento del fuego del ’41. Aquí se puede disfrutar del ambiente de pinchos y vinos de sus bodegas y de los escogidos productos de sus comercios.

Mercado del Este 
______________________

C/ Hernán Cortes, 4

Construido por Antonio Zabaleta en 1840, el Mercado del Este es fruto del florecimiento comercial de la ciudad, después de que la reina Mª Cristina firmara el decreto por el cual Santander se convirtió en Ayuntamiento constitucional y en la capital de la provincia de Santander. Su organización se realizó en torno a pabellones separados por calles interiores que actuaban como paseos públicos. Totalmente reconstruido, hoy es un centro comercial, sala de exposiciones y sede del Museo de Prehistoria y Arqueología de Cantabria. Conserva un mosaico en el exterior que da buena cuenta de su pasado como centro neurálgico para emigrar a América en los grandes trasatlánticos.

Museo de Prehistoria y Arqueología de Cantabria 
______________________

C/ Hernán Cortés, 4

☎ Tel. 942 209 922 / 942 207 107

Este museo cuenta con una importante colección de restos arqueológicos procedentes de los yacimientos cántabros, que contribuyeron decisivamente al estudio del arte mueble del Paleolítico Superior, como Altamira y Puente Viesgo. Sus primeros pasos los dio en el año 1925, gracias a la donación de la colección particular del Marqués de Comillas. Ubicado en el subsuelo del Mercado del Este, en el Museo de Prehistoria y Arqueología de Cantabria pueden admirarse valiosos objetos, como un bastón de mando encontrado en la cueva de El Pendo con refinados grabados, calcos de pinturas rupestres, utensilios de la época romana y gigantes estelas cántabras.

En la tierra de las grandes cavidades con arte rupestre el Museo de Prehistoria y Arqueología de Cantabria atesora los restos materiales de yacimientos de fama reconocida –La Garma, El Castillo, Altamira…–. Las colecciones de útiles de piedra y de arte mueble paleolítico, tallado en hueso y asta, lo convierten en museo de referencia entre los museos europeos.

Además, el Museo muestra la evolución de la cultura material desde el Paleolítico hasta la Edad Media, acompañada de un recorrido visual sobre evolución de los modos de vida. Recursos multimedia, interactivos, escenográficos y de infografía sumergen al visitante en el devenir histórico.

Fundación Botín 
______________________

Saliendo del Mercado del Este y continuando el paseo, en dirección contraria al Ayuntamiento, llegamos a la calle Marcelino Sanz de Sautuola (el descubridor de la cueva de Altamira), conocida popularmente como ‘la calle del Martillo’. A la derecha vemos el arco del Banco Santander y, en el número tres, la sala de exposiciones de la Fundación Botín, que alberga muestras de primer nivel. Un poco más arriba, en la esquina con la calle Pedrueca, se encuentra la sede de la Fundación, que cuenta con salón de actos, aulas para talleres y biblioteca.

Plaza de Pombo 
______________________

La de Pombo es una de las plazas más entrañables y míticas de la ciudad por la cantidad de recuerdos infantiles que conservan los santanderinos de ella. De hecho, aún hoy es un lugar de juegos muy concurrido a la salida del colegio. También se mantiene la costumbre de acudir aquí los domingos para intercambiar cromos de las colecciones del momento o buscar reliquias de álbumes pasados. Una huella de lo que fue antaño, son los agujeros del suelo que hay bajo los arcos, respiraderos de las antiguas carboneras, que ya no existen.

Club de Regatas 
______________________

Plaza Pombo – Infantas, 3

☎ Teléfono 942 211 564

En la misma plaza, se encuentra La Casa Pombo o Club de Regatas, la sociedad recreativa más antigua de las que aún perviven en la ciudad. El edificio, construido por el arquitecto Atilano Rodríguez en 1875, tiene una ornamentación sencilla a base de dobles pilastras con capiteles corintios en la que destaca una espectacular escalera de mármol, en el patio interior. El edificio vino a cubrir las inquietudes de los grandes comerciantes y navieros, que participaban en tertulias y actividades sociales. En principio, las instalaciones son únicamente para el disfrute de los socios, pero cabe la posibilidad de visitarlas si se acude por la mañana.

Plaza de Cañadío 
______________________

Detrás de la Plaza de Pombo (en dirección contraria a la bahía) se encuentra la Plaza de Cañadío, un lugar de encuentro y uno de los epicentros del ocio nocturno de la ciudad, gracias a la proliferación de bares de copas y cañas, que parecen un fiel heredero de su pasado: aquí se encontraba la fábrica de cerveza más importante de la ciudad a finales del siglo XVIII. Pertenecía al Conde de Campogiro, que transportaba buena parte de la producción a las colonias de América a bordo de su propio barco, ‘El Cervecero de Cañadío’.

En uno de los laterales de esta plaza se encuentra la Iglesia de Santa Lucía, abierta al culto en 1864. Este templo dispone de un pórtico espectacular con grandes columnas de orden jónico. De inspiración renacentista, al igual que las pinturas del interior, fue declarada Bien de Interés Cultural en 1987.

Filmoteca Regional 
______________________

C/ Bonifaz, 6

☎ Teléfono 942 319 310

El entorno de las plazas de Pombo y Cañadío es el lugar ideal para comenzar una ruta en dirección a Puertochico salpicada de paradas para degustar algunos de los mejores vinos y pinchos de la ciudad. El mejor plan para esta zona es caminar, permitiéndose el lujo de perderse por las calles y locales con más solera de la ciudad. Poco antes de llegar a Puertochico, está la calle Bonifaz, en la que también se puede tapear y que además cuenta entre sus vecinos con la Filmoteca Regional de Cantabria, una instalación cultural que hará las delicias de los más cinéfilos y en la que, además de buen cine, se programan ciclos de teatro y música jazz.