Esta pequeña y austera iglesia de tres naves se encuentra en la parte baja de la Catedral y es en la actualidad el templo más antiguo de Santander. Una parte del suelo de esta iglesia está acristalado, de manera que puede verse el yacimiento con antiguos restos de unas caldas romanas. Austera iglesia de tres naves separadas por robustos pilares y cabecera triabsidial en la que se aprecia la influencia del protogótico de raíz monástica. Los capiteles presentan decoración mayoritariamente vegetal, aunque también hay algunos de carácter simbólico en las capillas y junto a la Puerta del Perdón, vinculada a la peregrinación. Es de estilo gótico, a pesar de que su baja altura y la robustez de sus soportes trasladen más la sensación de recogimiento del románico. Custodia un crucifijo realizado en piedra policromada, las reliquias de los Santos Mártires y una Piedad labrada en piedra blanca por Gregorio Hernández

Gráfico extraído de la Guía Oficial de Turismo de Santander