Justo detrás del Ayuntamiento se alza el Mercado de la Esperanza, un edificio modernista inaugurado en 1904y construido con una base de piedra de sillería y una estructura de hierro y cristal. Bordeando el mercado desde la fachada trasera del Ayuntamiento, llegamos a la plaza de La Esperanza y la entrada principal al mercado a los pies de la cual se instalan los lunes, miércoles y jueves puestos ambulantes de flores, textil y complementos y el resto de días de frutas y hortalizas. En sus 166 puestos del interior hay una variedad de productos sorprendente entre los que destacan, como es lógico en una ciudad portuaria, los mariscos y pescados.

Gráfico extraído de la Guía Oficial de Turismo de Santander